Ministerio El Remanente Inc. - Iglesia Cristiana El Remanente

09 febrero 2016

Yo debo contarte esto ©

¡Yo sé algo tan maravilloso, que debo contártelo!

Es algo tan vital, que puede cambiar todo tu futuro como cambió el mío.

De hecho, la decisión que tú hagas sobre esto, te afectará tanto en vida como en la muerte.

Permíteme enfatizar que éste mensaje es absolutamente verdadero, porque Dios lo dijo.

Cuando Dios hace una promesa, tú puedes confiar en ella, porque sus promesas nunca pueden fallar.

Dios no te hará creer este mensaje, ésa es tu elección, pero él te hará responsable de haberlo leído y oído.

Es un mensaje muy personal, algo que debes decidir.

De cualquier forma tú deberás decidir...

- Lo haré o no lo haré.

He aquí el mensaje…

Es una exacta referencia tomada de la palabra de Dios, la santa Biblia.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”. Juan 3:16 RV60

¿Alguna vez, habías oído tan maravillosas palabras?

Piensa por un momento en el significado de ellas.

Ellas revelan tres maravillosos hechos.

El primero hecho es que...

“... de tal manera amó Dios al mundo... ”.

Como tú estás en el mundo, él te amo a ti.

Si eso no te asombra, recuerda, que cuando Dios te amo, él amó a un pecador.

La Biblia dice que todos hemos pecado (Romanos 3:23 RV60).

Si tú eres honesto contigo mismo, estarás de acuerdo.

Aunque Dios te amé, él aún odia tu pecado.

Como Dios es santo, él debe castigar el pecado.

Él debe crear una forma santa para salvar a los pecadores.

De otra forma, los pecadores deberían pagar por sus pecados y eso significaría pasar la eternidad en el infierno.

Lee Apocalipsis 20:15 RV60

El segundo gran hecho es que...

“... ha dado a su Hijo unigénito... ”.

Dios te amó de tal manera, que envió a su Hijo a la tierra para nacer como hombre y morir en la cruz del calvario, para que tú pudieses ser salvo.

Mira, alguien debe pagar la pena del pecado, ya seas tú o un substituto sin pecado, que jamás haya pecado.

Dios dio a su Hijo Jesucristo, para que fuese tu substituto.

Jesús, sin pecado, derramó su sangre para que tus pecados pudiesen ser borrados y tú pudieses tener vida eterna.

Y ahora, el tercer y grandioso hecho, es que...

“... aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”.

¡Piensa en eso!

Dios le da vida eterna a todos aquellos que crean en Jesucristo.

El salvador ha completado la obra.

Él ha muerto, él ha resucitado de la tumba y regresado al cielo.

Ahora tu responsabilidad es creer en él.

Esto simplemente significa que tú debes estar de acuerdo en que tú eres un pecador, darte cuenta que Cristo ya pagó en su totalidad la pena por tus pecados y por lo tanto recibirle a él cómo tu Señor y Salvador.

Este es el mensaje que tenía que contarte.

Ahora tienes que hacer una decisión.

¿Lo aceptarás o lo rechazarás?

¿Creerás en él o lo rehusarás?

Piénsalo nuevamente.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna”. Juan 3:16 RV60

Tu tiempo en la tierra es corto, pero tu decisión por Cristo durará por toda la eternidad.

¿Recibirás a Cristo como tu salvador, confiando de que tienes vida eterna?

Amén. 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Google+ Followers

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...