Ministerio El Remanente Inc. - Iglesia Cristiana El Remanente

27 febrero 2016

La Inconstancia ©

“El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos”. Santiago 1:8 RV60

Todos cuando comenzamos algo siempre comenzamos con el objetivo de terminar lo que iniciamos.

Como por ejemplo una carrera universitaria, un curso de inglés, clases de música, etc.

No creo que alguien inicie algo pensando en que no lo terminara sino…

¿Para qué iniciarlo?

Claro que cuando emprendemos algo en el camino encontraremos diferentes obstáculos que nos querrán impedir que alcancemos nuestro objetivo.

Pero el error no está en que se nos atraviesen obstáculos, el error esta en detenerte y rendirte frente a esos obstáculos.

En nuestro tiempo hay muchas personas que están acostumbradas a comenzar algo y no terminarlo.

Pareciera ser que hemos adoptado esa mala práctica como algo cotidiano en nuestra vida.

Pareciera ser que es fácil comenzar algo y no terminarlo.

Cuando realmente no nos damos cuenta que lo que Dios quiere para nuestra vida es que seamos constantes, que comencemos las cosas y se las confiemos a él para que las podamos cumplir o terminar.

Ahora bien…

¿Qué es inconstancia?

Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua española, inconstancia (Del lat. inconstantĭa) es:

1. f. Falta de estabilidad y permanencia de algo.

2. f. Facilidad y ligereza excesivas para cambiar de opinión, de pensamiento, de amigos, etc.

Definamos a una persona inconstante.

Una persona inconstante es una persona que no tiene un objetivo definido en su vida.

Es una persona que se siente insegura de sí misma o con baja autoestima.

Es una persona que tiene a lo mejor una forma de vida un poco desordenada en cuanto a su familia o amistades.

Ejemplos de algunas cosas que dejamos a medias…

Una carrera en la universidad… hay personas que han cambiado muchas veces de carrera y todo por no sentirse “cómodo(a)” en ella.

Un trabajo… hay personas que no duran mucho tiempo en sus trabajos por situaciones a lo mejor de personalidad, ya que su inconstancia los lleva a no ser unos buenos trabajadores y por esto muchas veces son despedidos o cambian de trabajo por decisión propia.

Una relación de noviazgo… hay muchas personas que nunca se estabilizan en un noviazgo, sino que cambian de pareja constantemente y nunca formalizan.

Otras a lo mejor sencillas pero reales… la limpieza en su cuarto, un tratamiento médico, algún libro que comenzamos a leer y no lo terminamos, alguna película, algún programa en la computadora, alguna reparación de algún objeto, alguna platica, alguna capacitación, algún deporte que practicábamos, etc.
 
Ante todo esto, la pregunta es…

¿Cómo superar la inconstancia?

1. Reconocer el problema y querer cambiar.

2. Proponerte ciertas metas sencillas y cumplirlas, para luego cumplir otras que necesitaran más constancia.

3. Renovar tu mente y entender que todo lo puedes con Cristo.

4. Dejar que Jesús te tome de su mano y que él sea el centro de tu vida.

Si tú eres una persona que estaba hasta este día atada a una vida de inconstancia quiero decirte que Jesús quiere liberarte y darle un nuevo sentido a tu vida.

Tú has sido llamado para un propósito, permite que ese propósito se cumpla en tu vida y podrás ver las maravillas de nuestro Dios.
 

Amén.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Google+ Followers

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...