Ministerio El Remanente Inc. - Iglesia Cristiana El Remanente

08 enero 2016

Base Cristiana ©

Base Cristiana ©

Iniciemos por definir que es un cristiano, pues bien, es todo aquel que sigue a Cristo, de hecho este adjetivo se registró por primera vez en Antioquia en Grecia utilizándolo para identificar a los seguidores de Cristo.

Ahora bien, la religión que en el mundo está más extendida es precisamente la cristiana, esta se divide en cientos de denominaciones, siendo la más grande y popular la Católica Apostólica Romana, figuran también las que se conocen como protestantes, por haberse formado después de la protesta que hizo el monje Martín Lutero en contra de la Iglesia Católica al manifestarse en contra por su falta de apego a lo que estaba escrito en la Biblia, estas son la Ortodoxa, la Anglicana, Bautista, Presbiteriana, Pentecostés, Adventista, Mormones, Testigos de Jehová, entre otras y tienen presencia en todo el mundo.

Comúnmente, la religión es parte de la formación de nuestro carácter y adoptamos aquella que nos enseñan nuestros padres, de tal forma que los hijos de católicos, son católicos y los hijos de protestantes, son protestantes.

Sin embargo, en ambos casos el hecho que adopten una religión no los hace verdaderos cristianos.

Ser cristiano exige conocer personalmente a Jesucristo, para lo cual se requiere en principio, creer en su existencia, de otra forma es imposible.

Jesucristo es el Hijo de Dios, quien nació de una mujer virgen, la cual concibió por obra del Espíritu Santo.

El propósito de Jesucristo fue el de traer las buenas nuevas de salvación, anunciando el reino de Dios y ser la salvación de la humanidad.

Dios eligió a un pueblo de la simiente de Abraham, este pueblo procede de un hombre llamado Jacob a quien Dios mismo le cambió el nombre por el de Israel, este, tuvo 12 hijos, de quienes proceden las doce tribus de Israel con quienes los verdaderos Judíos se identifican hasta el día de hoy.

Este pueblo elegido por Dios ha sido rebelde en muchas maneras y apagado caro las consecuencias.

En los tiempos de Jesucristo este pueblo estaba bajo el dominio Romano, así que los Judíos de aquel tiempo se decepcionaron de Jesucristo ya que este hombre lejos de ser un hombre de lucha y conquistador guerrero, resulto ser un hombre de paz, que ama a los pecadores, sana a los enfermos y da vida a los muertos.

Tal fue el enojo del pueblo Judío que exigió la crucifixión de ese hombre pese a que era inocente.

La crucifixión era la más severa de las condenas, de hecho Poncio Pilatos la autoridad que tenía que decidir le dijo al pueblo que no veía en Jesucristo causa justificada para matarlo, pero el pueblo judío grito, crucifícale y su sangre sea sobre nosotros y sobre nuestros hijos, lo que explica en cierta medida el sufrimiento de ese pueblo rebelde a Dios hasta el día de hoy.

La muerte de Jesucristo en la cruz del calvario aceptada voluntariamente por el mismo, representa el sacrificio de Jesucristo por los pecados del mundo, ya que es la humanidad quien merecía ese pago y no Jesús quien no hizo pecado alguno jamás.

Sin embargo, aun así fue muerto con la pena máxima y es a través de este sacrificio como Jesucristo concilia al hombre con Dios, por eso está escrito en la Biblia que hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre.

La Biblia, es un conjunto de 66 libros considerados como inspirados por Dios, escritos en diferentes épocas y por diferentes autores, en estos se inicia con la creación del mundo en el Génesis y se concluye con el libro de Revelaciones o Apocalipsis que relata el destino final de la humanidad, e incluye la vida y obra de Jesucristo y los apóstoles.

Los libros de la Biblia concuerdan unos con otros de manera perfecta y contiene cientos de profecías muchas de ellas se han cumplido ya, adicionalmente muestra la forma correcta de vida y los cientos de bendiciones que tiene todo aquel que es cristiano.

Pues bien, para ser cristiano genuino, se requiere de voluntad y decisión propias, esto es reconocer que Jesucristo es el Hijo de Dios y que murió para salvarme de la paga del pecado.

Dios ofrece vida eterna, esto significa que la muerte física no es el fin de todo, lo es tan solo de nuestra existencia material en este mundo.

Sin embargo, es el gran paso a la eternidad, el camino al cielo y para lo cual Jesucristo ha anunciado el reino de Dios, al que pertenecen únicamente los cristianos, ya que todo aquel que no sea inscrito en el libro de la vida le espera el gran lago de fuego y lugar de tormentos.

Como verás, no es la vida piadosa o las buenas obras lo que asegura el camino al cielo, así como tampoco la devoción o adoración para aquellos seres piadosos que han pisado este mundo, ya que nada de eso compra la salvación, sino solo el amor de Jesucristo manifestado en su sacrificio en la cruz, sacrificio que debe ser aceptado voluntariamente por aquel que desee ser cristiano.

En los tiempos de Jesucristo hubo un maestro de la ley y principal entre los judíos llamado Nicodemo quien fue a Jesús de noche, pues no quería que vieran que reconocía a Jesús como alguien venido de Dios, a este Nicodemo, Jesús le dice que para ver y entrar al reino de los cielos es necesario nacer de nuevo y le explica que este nacimiento es de índole espiritual.


Se nace de nuevo cuando se recibe a Jesucristo como Señor y Salvador en nuestra vida, de hecho el tiempo de vida en esta tierra por muy largo que sea es nada comparado con la eternidad y Dios nos hizo para la eternidad, es a nosotros quienes toca decidir donde pasaremos la eternidad, si lo haremos en el reino de Dios, o participaremos de la muerte segunda cuando el diablo, sus ángeles y todos los que no se encuentren inscritos en el libro de la vida sean lanzados al lago de fuego que arde con azufre.

Amén.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Google+ Followers

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...